Camino del Olvido y la Esperanza

Compartelo:

Poema

Autor Rev. Javier Kosacki

Presidente Instituto Biblico V.I.D.A.


Arrancando raíces de tu tierra enferma
Urgente, te encaminas al crisol de razas
Rindiéndote al mañana que en tu ser construyes
Dándole a tu vida nuevas esperanzas
Camino hacia el norte, los riesgos se acercan
Avanzando por sendas nunca transitadas
La senda del odio que se alza altivo
del desprecio que empieza a secar tu alma
desarraigo, tristeza, soledad, miseria
son nuevos tatuajes que tu cuerpo graba
los que identifican de que barrio eres
del patio trasero, de la raza esclava
los surcos te alejan, la noche se acerca
tiritan los sueños esperando el alba
recuerdos constantes ocupan tu mente
de nunca ser libre, de no lograr nada.

¿Que hubiera dicho Jesucristo?

Compartelo:

Autor: Rev. Javier Kosacki

Presidente del Instituto Biblico V.I.D.A.

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio, porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, 
guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté,
porque yo no era judío.
Cuando vinieron a buscarme, 
no había nadie más que pudiera protestar.

Martin Niemöller

Al recibir la noticia de que el Concilio de la Iglesia Presbiteriana ha votado a favor de permitir la ordenación de homosexuales y lesbianas como ministros o líderes laicos, convirtiéndose en la cuarta denominación protestante en EU en hacerlo, no deja de dar vueltas en mi cabeza el poema de Martin Niemuller
La decisión de la Iglesia Presbiteriana surgió de una votación mayoritaria, de los 173 presbiterios, (organismos del distrito) para cambiar la constitución de la organización con el fin de permitir que las personas abiertamente homosexuales en relaciones con personas del mismo sexo sean ordenadas como ministros, ancianos y diáconos.
El cambio en la constitución de la Iglesia Presbiteriana, fue aprobado el pasado verano boreal por la Asamblea General de la iglesia, su órgano rector. Pero según las reglas de la iglesia estos cambios debían ser ratificados por una mayoría de 173 organizaciones regionales conocidas como presbiterios. Finalmente este cambio ha sido ratificado. 
Dado el contexto de intolerancia en que fue escrito este poema, se corre el riesgo de creer que deseo comparar a los homosexuales con los Nazis, o que al contrario debemos de tener tolerancia con la ordenación al ministerio de personas con prácticas abiertamente homosexuales. Sin embargo la intención es simplemente reflexionar sobre el papel de la iglesia y en donde ella se encuentra enfocada en momentos en que se definen cosas importantes dentro de su seno.
Hay un tema importante en la agenda de esta nación que es la discusión del estatus migratorio. El gobierno entiende que es necesario resolver esta situación y no darle más largas al tema. Muchas denominaciones han decidido callar frente a este importante asunto. Ello no es raro ya que las mismas se debaten entre la clara voluntad de Dios de socorrer y proteger al extranjero y las reales situaciones de racismo, paternalismo, opresión y control en que se encuentran nuestras instituciones cristianas con respecto a las minorías que pueblan nuestro país.
Por otro lado hay otro tema que es el de la ordenación al ministerio de personas que abiertamente se declaran homosexuales y pretenden y consiguen en muchos casos ser líderes espirituales y portadores de una Palabra que ellos mismos niegan con sus hechos. Mientras tanto la iglesia está dejando que la sociedad y sus ideas le afecten en vez de afectar la sociedad expresando la voluntad de Dios.
Dios expreso su repudio a la homosexualidad de la misma manera que también rechazo a quienes debiendo cuidar de los forasteros no lo hacían. Sabiendo lo que diría Jesús frente a ello, nos resta definir cual será la posición de la iglesia militante y triunfante. 
La mudes de la iglesia no es un buen atributo en los tiempos que corren. Por lo tanto, deberíamos considerar que si seguimos mudos y apáticos, solamente señalando la decadencia de nuestros valores cristianos y la pérdida de influencia en la sociedad pero sin hacer nada al respecto podríamos encontrarnos con la misma situación detallada en el poema de Martin Niemuller de que cuando queramos reaccionar ya sea demasiado tarde. Hoy es el tiempo de clamar para que la iglesia vuelva su rostro a los mandamientos de Dios influyendo a que la sociedad en que vivimos encuentre la luz de la voluntad de Dios en medio de las tinieblas.
¡Yo elevo mi faro detrás de la puerta dorada!

Compartelo:

Articulo de Rev. Javier Kosacki

Presidente del Instituto Biblico V.I.D.A.


No como el mítico gigante griego de bronce,
de miembros conquistadores a horcajadas de tierra a tierra;
Aquí en nuestras puertas del ocaso bañadas por el mar se erguirá.
una poderosa mujer con una antorcha cuya llama
es el relámpago aprisionado, y su nombre.
Madre de los Desterrados. Desde el faro de su mano
brilla la bienvenida para todo el mundo; sus templados ojos dominan
las ciudades gemelas que enmarcan el puerto de aéreos puentes
"¡Guardaos, tierras antiguas, vuestra pompa legendaria!" grita ella.
"¡Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres
vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad
El desamparado desecho de vuestras rebosantes playas
enviadme a estos, los desamparados, sacudidos por las tempestades a mí
¡Yo elevo mi faro detrás de la puerta dorada!”


Emma Lazarus
The New Colossus (1883)

En la base de la estatua de la libertad, como un mensaje para todo desterrado, pobre, desamparado se encuentra una placa de bronce con el final del soneto de la poetisa estadounidense Emma Lazarus titulado «The New Colossus» (El nuevo coloso). Este mensaje ha servido para dar la bienvenida a millones de inmigrantes que ingresaron a estas tierras convirtiéndose en un texto que invita a reflexionar sobre la historia de la migración en nuestra propia familia y en la familia de Dios.
Sheldon Richman sostiene que “…atascado en la ciénaga de las estadísticas, el debate sobre la inmigración elude los fundamentos, que son: Primero, la libertad de circular pacíficamente que es un derecho natural del ser humano. Segundo, es propio de la naturaleza humana, el esforzarse por mejorar la vida. Mientras el Estado intente frustrar esta tendencia natural mediante el control de la inmigración, seguiremos presenciando la degradación, la explotación, y la muerte que tan a menudo resultan de ello…”
Es natural que los estados intenten actuar a través del poder ejecutivo, legislativo y judicial según su propio interés. Sin embargo debemos meditar acerca de cuál debe ser la postura del cristiano con respecto a los marginados, los pobres, los destituidos de la justicia, los oprimidos por leyes que intentan legalizar la separación y desmembramiento de familias que en definitiva son el núcleo de la sociedad. 
Dios dicto un decreto en la Torah muy claro acerca de cuál debe ser la posición del pueblo de Dios con respecto al extranjero. Allí encontramos la reveladora Palabra de Dios que dice “…Y no angustiarás al extranjero; porque vosotros sabéis cómo es el alma del extranjero, ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto…” (Éxodo 23:09 RV); también “…Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios” (Levítico 19:33-34).
De esta forma, encontramos que existen un conjunto de principios tanto naturales, como morales y teológicos que nos dirigen a resguardar, amar y buscar la justicia para el extraño que habita entre nosotros.
Debemos observar que los migrantes y los inmigrantes del pasado como del presente han buscado en este país no solo trabajo, sino seguridad, justicia, respeto, igualdad y libertad. Todos estos han sido valores sostenidos por todo el pueblo norteamericano a través de las épocas. Por otra parte, sabiendo que Dios no hace acepción de personas y por ende de países, la prosperidad es un resultado de la acción de Dios y por lo tanto debe compartirse.
Como una cuestión moral no podemos aceptar el pago de los impuestos de los inmigrantes, sin la contraprestación del cuidado médico o leyes que les protejan. Como una cuestión cristiana no podemos darles la espalda sin dejar de lado el mandamiento que nos invita a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Marcos 12:31).
Hoy observamos un sistema de inmigración injusto que prioriza la economía por sobre la dignidad humana. Este sistema deja de lado principios constitucionales como los de protección de la propiedad privada al secuestrar bienes de los inmigrantes ilegales debido a su estatus migratorio, atenta contra la familia dejando de lado que dentro de ese núcleo familiar coexisten personas nacidas en este pais con otras que no lo son y profundizando de esta manera las diferencias entre las comunidades sociales y culturales que forman parte de este territorio. 
Como personas de fe no podemos desatendernos de esta situación, sino que debemos brillar con la luz de Cristo, “elevando nuestro faro detrás de las puertas doradas” a través del apoyo de leyes y sistemas en donde impere la justicia de Dios y proclamar la injusticia de sistemas que mantienen a nuestros hermanos y hermanas en la sombra de la opresión, la vulnerabilidad y la desigualdad. 
No debemos olvidar que nuestro Señor Jesucristo también fue un inmigrante en África, donde sus padres se refugiaron al huir de la tiranía y la crueldad de Herodes (Mateo 2:13) y donde pudieron guarecerse de la persecución y el crimen.
Frente a lo expuesto anteriormente, es importante resaltar:
• Que toda persona es creada a la imagen de Dios (Génesis 1:27), por lo tanto la dignidad del ser humano como persona no se la otorga él a sí mismo sino que es Dios quien convierte a un ser humano en “tú”, en un sujeto digno de ser amado. 
• Que como pueblo de Dios debemos de obedecer el mandato de Dios que nos exhorta a amar al extranjero, a resguardarle y cuidarle.
• Que debemos obedecer la regla de oro enseñada por Jesús que dice que tratemos a nuestro prójimo como nosotros quisiéramos que nos traten (Mateo 7:12).
• Que creemos en el estado de derecho, pero también en la existencia de leyes imperfectas e injustas que tienden a oprimir a las personas inmigrantes, quitándoles el libre acceso al ejercicio de los derechos inalienables del ser humano establecidos en las leyes naturales que encuentran su razón de ser en la justicia de Dios. Como cristianos nos oponemos a dichas leyes y declaramos la injusticia que se desprende de ellas siendo la antítesis de la voluntad expresada por Dios.
• Que dado la proliferación de promulgaciones de leyes estaduales que restringen los derechos y oprimen al inmigrante, se hace necesario una declaración de las denominaciónes cristianas donde no las haya (Statement on the U.S. inmigration situation) acerca de su posición con respecto a la situación del inmigrante ilegal en los Estados Unidos.

Estamos en un tiempo historico donde el presidente de los EE.UU. ha solicitado debatir en el congreso la reforma migratoria. Es mi deseo que la Iglesia encuentre su lugar en el lugar privilegiado que Cristo la situo en su fundacion: junto a los pobres y oprimidos de la tierra.

Articulo de Rev. Javier Kosacki

Presidente del Instituto Biblico V.I.D.A.

La Iglesia Madre y sus Extensiones: Una Posible Respuesta a los Desafíos de la Iglesia Hispana en el Sur de California

Compartelo:
Autor:
Javier Kosacki
Presidente Instituto Biblico V.I.D.A.

INTRODUCCIÓN 

En primer lugar, quisiera aclarar que este trabajo no nace de una “teología de escritorio” sino de lo observado y verificado a través de mi experiencia, tanto ministerial como secular, de hispano viviendo en el sur de California en los últimos 22 años. 
Durante todo ese tiempo, he podido apreciar el sentir de nuestro pueblo hispano que mas allá de la diversidad de nuestra cultura hispana (Argentinos, Salvadoreños, Hondureños, Guatemaltecos, Chilenos, Peruanos, etc.) comparte muchas cosas como un mismo lenguaje, valores como la familia, el concepto de “fiesta”, entre otros, que nos identifica culturalmente. Esto sucede también en la iglesia hispana evangélica. 
Villafañe sostiene que “la fiesta” es parte íntima y arraigada del sentir hispano, así como el concepto de “familia” 
“Mezclada con la experiencia de la opresión, la dominacion y la lucha por la mera supervivencia, la fiesta –con juegos y rituales, música y danza, comida y familia- habla elocuentemente de la alegria, la esperanza y la vida” 

Con respecto al concepto de familia, el mismo autor citando a las conclusiones de obispos católicos subraya que: 
“El compromiso familiar es una de las características sobresalientes de la cultura latinoamericana. Aun tomando en cuenta las diversas experiencias históricas, geográficas y sociales de América Latina (incluyendo el impacto de la industrialización y la urbanización) existen valores familiares compartidos y atributos culturales entre ellos.” 

Estos conceptos culturales, así como otros más, son compartidos como rasgos comunes que nos identifican como hispanos en nuestras comunidades. 
Martínez señala: 
“Las iglesias evangélicas latinas tienen muchas diferencias entre si, que reflejan las múltiples diferencias dentro de la comunidad latina. Pero también hay ciertas características que tienden a ser comunes a la gran mayoría de estas iglesias y tienen que ver con la gente y los lugares donde se ministra, el liderazgo de dichas iglesias, el ambiente que se vive y la religiosidad que se practica” 

El gran reto consiste en encontrar esas y otras características comunes y ministrar conforme a esas realidades. Martínez sostiene que 
“el reto para la iglesia evangélica latina en los Estados Unidos es entender la diversidad de la comunidad y el efecto de la aculturación sobre la comunidad para luego ver como ministrar en ese contexto” 

Mi experiencia secular proviene de la actividad realizada antes y durante los primeros años de mi conversión. El conocimiento empírico lo obtuve entrando a las casas de miles de familias hispanas en los cinco condados mas importantes del sur de California (Los Ángeles, Riverside, San Bernardino, San Diego y Orange), vendiendo mercadería “puerta a puerta”, así como trabajando para sistemas de salud de empresas privadas y empresas dentales. De esta forma pude conocer íntimamente la forma de vida de familias hispanas de diferentes extracciones sociales y grupos culturales. 
También he pastoreado durante 11 años una congregación hispana cuya membresía proviene primordialmente de ranchos, ejidos, zonas rurales y sierras de México y Centroamérica. Toda esta experiencia de campo me ha hecho ver la realidad de nuestro pueblo, y mas precisamente del latino nuclear y repensar un modelo alternativo de pastoral contextualizado al ámbito geográfico y cultural donde Dios me ha llamado a desarrollar el ministerio. 
Es de observar, que la sociedad anglosajona se destaca no solo por su individualismo, sino también por su consumismo, el cual alienta a una inclinación natural hacia la ostentación y las grandes cosas. Este sentir anglosajón se ve respaldado por un sistema económico que sustenta dicha noción y lo nutre. 
En esta sociedad de consumo, la idea que prima es la que para ser alguien debemos tener cosas de valor. Es por esta razón que se alienta la tendencia de creer que lo más lujoso, lo más grande es lo más importante. Las mayorías evangélicas no son ajenas a este sentir, como dice Guillermo C. Font, [En los Estados Unidos] se ha construido una “cultura evangélica” que sobrevalora las “cosas grandes”, y lo peor es que lo hacen invocando la Biblia y a Jesús. Es así que la sociedad evangélica anglosajona busca grandes templos, con grandes estacionamientos, cultos visualmente atractivos, con sistemas electrónicos de alta tecnología, y en donde se destacan los grandes coros, con músicos profesionales, y un concepto administrativo corporativo. Dentro de estas megas iglesias, pastores renombrados nacional e internacionalmente ocupan los pulpitos siendo muchas veces tele-evangelistas que mueven multitudes y llenan los estadios
Mirando estos ejemplos motivadores, gran número de pastores tienen como meta el llegar a ser algún día los lideres de mega iglesias. Estructuras celulares propuestas como el sistema Jethro del pastor David Yonggi Cho en Corea, o el sistema G12 de Cesar Castellanos en Colombia, libros que proponen modelos como Las 8 Características Básicas de una Iglesia Saludable o Una Iglesia con Propósito , vienen a darnos herramientas muy eficientes para que el crecimiento tan anhelado pueda ser una realidad en nuestras congregaciones y que este a su vez sea sano. Este sentir es a su vez alimentado por decenas de publicaciones de pastores que, siendo respaldados por sus logros, intentan proyectar su visión de misión a otros compañeros de milicia con el fin de que estos también logren alcanzar “éxito” en su ministerio”. Las literaturas que tratan modelos exitosos (numéricamente hablando) son así el “pan de cada día”. La conclusión de todo ello es que, como pastores, consumimos abundante material sobre iglecrecimiento con énfasis en los números y en modelos de ministerio y muchas veces deseamos imitarlos terminando muchas veces frustrados y desalentados por el resultado obtenido. 
Como pastores evangélicos hispanos en el sur de California, es un peligro caer en el error de medir nuestros ministerios por el tamaño de nuestras congregaciones sin entender el contexto cultural donde nos encontramos; aplicar una visión sin comprobar que esta responda al sentir de nuestro pueblo y a su forma de expresar su espiritualidad. 
Como dice José Reyes, 
“El hecho de que un método tuvo éxito en cierto tiempo y lugar no asegura que será exitoso en otro momento y en otro lugar. En vez de hacer de nuestros métodos una tradición, debemos permitir que el uso de ideas innovadoras sean nuestra tradición. Los lideres deben darse cuenta de la importancia de producir nuevas ideas, tanto en el tiempo presente como en el futuro.” 

Junto con el intento de acercarnos mas a una respuesta a la problemática del hispano evangélico en el sur de California surge el deseo de contextualizar estas herramientas y al hacerlo, emergen indefectiblemente modelos alternativos, siendo uno de ellos el de la iglesia madre con extensiones. 
La necesidad de nuevos modelos que respondan a los desafíos hispanos en su contexto es mencionado por Martinez, quien sostiene: 
“…es claro que existe la necesidad de un numero creciente de iglesias latina e iglesias con un fuerte enfoque latino. Eso implica seguir haciendo el tipo de ministerio que ya se esta llevando a cabo, pero también seguir desarrollando nuevos modelos de ministerio en la comunidad, modelos que tomen en cuenta la importancia de la iglesia como ente misional que se extiende en contextos culturales concretos” 

Este sistema intenta responder a la problemática del evangélico hispano del sur de California como ser el deseo de pertenencia de los congregantes a una membresía pequeña que no pierda el sentido de familia, el anhelo de que el pastor este en todos los momentos claves de la vida de las familias que integran la congregación, los problemas que los pastores enfrentan cuando sus congregaciones crecen y ya no caben en el edificio, el cumplimiento de la gran comisión en toda su extensión junto al uso de todos los dones ministeriales con los que el Espíritu Santo ha dotado a su iglesia, la realidad de la pobreza y bajos recursos de la obra hispana, que como dice Martinez, “demanda un compromiso a ministrar en medio de la pobreza y la dificultad , etc. Estos temas forman parte de los asuntos tratados a lo largo de este trabajo. 
También, el lector encontrara que podemos hallar nuevos modelos alternativos de crecimiento espiritual, ministerial y numérico, cuya aplicación contextual a la problemática hispana haga mas efectivo el encargo dado por Jesús en Mateo 28:18-20 “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. 
En el primer capítulo de este trabajo se estará realizando un estudio descriptivo y critico de los cuatro sistemas mas populares en la actualidad en el sur de California. Estos sistema son: la iglesia tradicional, la iglesia celular en sus dos variables más conocidas (sitema G12 y Jethro), las 8 características de una iglesia saludable y la iglesia con propósito. 
El segundo capítulo tratara de una estructura enriquecida por los sistemas mencionados anteriormente pero contextualizada a las necesidades y desafíos de la iglesia evangélica hispana en el sur de California. Este sistema es el de las iglesias madres creciendo a través de extensiones. 
Por ultimo, el capítulo 3 completara el trabajo con un estudio de campo del ministerio “Árbol de Vida”. Este ministerio es un modelo de iglesia madre con extensiones que ha sido puesto en funcionamiento y desarrollado a lo largo de los últimos 8 años por el autor de este trabajo y que ha probado ser una herramienta eficaz en el crecimiento espiritual, ministerial y numérico de dicho ministerio 
La gran pregunta a contestar durante esta monografía es ¿puede la iglesia evangélica hispana del sur de California estructurada en extensiones ser una alternativa valida de crecimiento espiritual, ministerial y numérico? 

CAPÍTULO 1: MODELOS CONTEMPORANEOS 

1. El Modelo Tradicional 

A los efectos de este trabajo, conceptualizo a la iglesia tradicional como aquella organizada a través de ministerios y actividades. Si observamos el grafico #1 se aprecia que este es el modelo más popular en el sur de California no solo entre los anglosajones sino también entre el pueblo hispano. 
Lo atractivo para los hispanos en este tipo de congregación cuando son pequeñas (menos de 200 miembros) es la fuerte figura pastoral y su entorno y el sentido de familia de los participantes. 
Con respecto a la figura pastoral, el pastor emerge como el papa de la familia que tiene a todos sus hijos bajo control y cuya palabra es definitiva en cualquier tipo de controversia. El domina el centro de la escena y todo debe hacerse bajo su autorización. La pastora es la mama de la cual esperan ternura y comprensión. Es quien cocina (encargada de los talentos) y quien cuida a los mas pequeños (generalmente la directora de la escuela dominical). El cuerpo de ancianos encarna la figura de los hermanos mayores a quienes hay que imitar y el probable destino al cual con el tiempo todos han de llegar. Los invitados son los primos lejanos que se unen a la fiesta en casa. 
Sin intención de agotar el tema, podemos observar que este tipo de estructuras tienen algunas características comunes que le son propias. 
Con respecto al lugar de reunión, esta es realizada en edificios los cuales son preparados para los servicios semanales o dominicales. Estas reuniones son llevadas a cabo dos o tres veces en la semana, dependiendo esto de si el edificio es usado por una sola congregación o por dos o más. 
Generalmente, las iglesias hispanas en el sur de California no son dueñas de sus propios edificios, sino que rentan o comparten el mismo. Muchas veces tienden a funcionar como departamentos o ministerios de iglesias anglosajonas. Estas congregaciones por lo general se reúnen en el templo anglosajón en los horarios que quedan disponibles que usualmente son los domingos en la media tarde o los sábados en la noche. Este horario tiende a perjudicar la asistencia ya que “parte” el día por la mitad de los congregantes. 
Toda la actividad de esta estructura tradicional gira alrededor de los programas elaborados por la directiva o liderazgo de la iglesia, entre el que se destaca la figura pastoral. El tamaño de estas iglesias puede variar desde un pequeño grupo a miles de integrantes, aunque un estudio de congregaciones nacionales en los Estados Unidos concluyo que el promedio de asistencia a los cultos los días domingo en los Estados Unidos es de 75 personas. 
Lo interesante de este estudio es que según vemos en el grafico 1, los asistentes tienden a congregarse en iglesias grandes, aunque la cantidad de iglesias pequeñas sobrepasa en número a estas megas iglesias. El otro dato a analizar es que en las iglesias de 100 a 499 miembros son las que mas miembros asisten. 


Grafico 1 

Distribución numérica aproximada de protestantes y otras Iglesias cristianas los días domingo (excluida la Iglesia Católica y Ortodoxa 

Asistencia Numero de Iglesias Total nacional de asistentes Porcentaje 
7-99 177,000 9 million 59% 
100-499 105,000 25 million 35% 
500-999 12,000 9 million 4% 
1,000-1,999 6,000 8 million 2% 
2,000-9,999 1,170 4 million .4% 
10,000-plus 40 .7 million .01% 

TOTAL Aproximadamente 300,000 Aproximadamente 56 millones 100% 

En cuanto a los deberes de los líderes, estos tienden a usar su tiempo desarrollando programas atractivos para sus ministerios y ofreciendo conserjería y asesoramiento frente a los problemas de los feligreses. El sistema de apoyo esta fundamentado sobre todo en la figura pastoral y en la red de líderes que éste haya logrado desarrollar. El clero es adiestrado académicamente, siendo la falta de preparación motivo de exclusión del ejercicio del liderazgo pastoral en las denominaciones más tradicionales (“main line denominations”). 
En este tipo de congregación, la columna vertebral es la congregación en si. Por lo tanto se pone especial énfasis en los sermones apropiados “para la ocasión” (día de la madre, del padre, del pastor, festejo de navidad, Pascua, etc.). El buen sermón, y el buen programa son exaltados por la congregación por el lado del miembro. Por el lado del liderazgo, la asistencia, el diezmo, el involucramiento de los miembros en las actividades diagramadas pasan a ser lo más importante y el principal tema en las juntas ministeriales. 
El énfasis es el crecimiento numérico así como la compra de edificios para contener el crecimiento son las metas a cumplir, siendo el logro de estas metas la regla de medición de la efectividad del oficio pastoral, sin embargo el modelo es a su vez un obstáculo para lograr el crecimiento. 
Existe poca rotación y recambio entre los líderes. Si la congregación es pequeña o mediana los líderes tienden a perpetuarse no permitiendo el surgimiento de una nueva camada. Si la congregación no logra crecer a un número significativo, surgen recambios que generalmente sobrevienen por agotamiento o abandono del ministerio por parte de los líderes. El pastor muchas veces se convierte en un ministro bi-vocacional (o con vocación de comer, ya no de su ministerio, sino de un trabajo secular que se lo permita).
Se evalúa al miembro por lo que logra aprender, más que por lo que logra vivir o servir o por la transformación experimentada en la vida de la persona o los frutos dados en el ministerio. Esto se debe entre otras cosas a la imposibilidad de que el pastor o el reducido numero de colaboradores con el que cuenta pueda evaluar individualmente a cada integrante de su congregación y la poca posibilidad de servir que el integrante de dichas estructuras posee. Esto afecta también el ejercicio de los dones dentro de la iglesia, los cuales son usados más en ocasiones especiales (cultos especiales de sanidad, de evangelismo, de bautismo en el Espíritu, etc.). 
En las megas iglesias tradicionales existe además otro problema. La poca rotación y recambio proviene de la necesidad de contar con líderes que estén a “la altura” de una congregación de miles de asistentes. En estas megas iglesias, la figura pastoral viene a ser determinante y aglutinante. Como dato a tomar en cuenta, se debe notar que no existen muchas iglesias que han podido romper el modelo tradicional y convertirse en mega iglesias hispanas. Evidentemente el modelo no logra entusiasmar a esta cultura quien prefiere una iglesia pequeña donde todos se conocen, con un gran sentido de pertenencia y unidad familiar. Probablemente el origen de este sentir es el desarraigo que sufre el hispano cuando migra a un país de diferente cultura e idioma y a la necesidad que este tiene de un nuevo entorno que le de sentido de identidad entre otras cosas que se trataran en este trabajo. 

2. El Modelo Celular 

Este sistema involucra tanto el evangelismo como la capacitación y la reproducción de líderes. 
Según David Finnell, una de las diferencias fundamentales entre la iglesia tradicional y la iglesia celular es que esta ultima esta centrada en las personas y en la comunidad y no en atraer o retener personas a través de las actividades o programas. Este mismo autor, conceptúa a las células como “El organismo del cuerpo de creyentes organizado en pequeños grupos para adorar y tener una experiencia con Dios, ministrarse unos a otros, ministrar y evangelizar a la comunidad” Los editores de Finnell a su vez sostienen que “la célula o grupo célula…se refiere a la reunión de creyentes maduros con recién convertidos y con no creyentes para adorar a Dios, animarse unos a otros y ministrar a los miembros y a los no creyentes en sus necesidades. Cuando nos referimos a varios de esos grupos solemos decir, grupos célula” . Para Christian Schwarz, “Las células integrales constituyen el lugar natural en la que los creyentes, con sus dones, aprenden a servir a otros, sean o no miembros del grupo” Cesar Castellanos, creador del sistema G12 (grupos de doce) dice que las células “son grupos pequeños integrados por personas que se reúnen mínimo una vez por semana, con el animo de desarrollar un crecimiento integral centrado en la Palabra de Dios” 
Estos grupos se reúnen en las casas de los miembros y en el templo, siendo la columna vertebral del movimiento los grupos celulares. El templo es usado para reuniones de todos los grupos celulares donde generalmente se motiva a la visión, se exhorta al trabajo en grupo y se celebran los resultados y la reunión en conjunto. 
La iglesia celular no espera que la gente “venga” al templo sino que se caracteriza por abrir los hogares a las reuniones para que en ellas se alcance a los perdidos donde estos viven estableciendo relaciones cuyo punto de reunión son las casas de los integrantes de la iglesia. 
Los aspectos más importantes a tener en cuenta por el líder de célula tienen que ver con los propósitos del sistema celular. Estos son que el líder equipe a las personas de su grupo tanto bíblica como prácticamente. Esto se logra llevando a los integrantes del grupo a reuniones (generalmente llamados encuentros), motivándoles para capacitarse en el liderazgo a través de escuelas de capacitación (escuelas de lideres), permitiéndoles participar en la dirección de la célula a través de la exposición de la Palabra, de la preparación de las alabanzas, el recoger las ofrendas orando por ellas, etc. En segundo lugar, la célula debe ministrar a las necesidades de los asistentes, dejando el asistente de ser un espectador pasivo para convertirse en un participante de la reunión. Esto se logra al abrir la célula al dialogo de los temas tratados durante la misma. Por ultimo, la célula debe multiplicarse en otras células. Generalmente, cuando sus integrantes pasan a ser alrededor de 16 a 20 (los números pueden variar a discreción de la estructura adoptada), la célula debe multiplicarse saliendo de la misma un líder, un co-líder (generalmente recibe el nombre de Timoteo según el principio de discipulado de Pablo a Timoteo) y dos o mas acompañantes, para recomenzar el proceso de discipulado y multiplicación. 
Si bien el sistema celular es una estructura que últimamente ha gozado de amplia popularidad como un sistema muy eficaz para alcanzar las almas en forma masiva movilizando a toda la iglesia a involucrarse en el cumplimiento de la Gran Comisión que es “Id y haced discípulos” (Mateo 28:19), este no ha logrado lograr el impacto deseado por los pastores que lo han implementado entre los hispanos del sur de California. Muchas de las iglesias que comenzaron con este sistema han terminado en dolorosas divisiones, o lo han abandonado al poco tiempo de haberlo comenzado. Algunas de las razones esgrimidas es la falta de compromiso de los miembros a la adopción de este sistema, tomando al hispano del sur de California como una persona propensa a desarraigarse, la gran movilidad poblacional, el excesivo individualismo que adopta el hispano al migrar a los Estados Unidos, etc. Los modelos celulares que más han prosperado son aquellos exportados por grandes denominaciones desde Centroamérica o Sudamérica con un gran apoyo logístico de las iglesias madre como el movimiento Elim-El Salvador, Elim-Guatemala o Lluvias de Gracia de Guatemala entre otros. 


3. Una Iglesia con Propósito 

Tanto los principios de Una Iglesia con Propósito de Rick Warren, como la de Las 8 Características de una Iglesia Saludable de Christian A. Schwarz pueden ser aplicados al sistema de la iglesia tradicional como al de la iglesia celular con sus variantes. La diferencia estriba en que el sistema de Warren nace de la aplicación y experimentación en la iglesia que pastorea (Iglesia Saddleback), mientras que el sistema de Schwarz es el resultado de la investigación de campo de 1000 iglesias, en 32 países de los cinco continentes. Para alcanzar sus conclusiones, Schwarz debió procesar e interpretar 4,2 millones de respuestas. 
El libro del pastor Rick Warren trata sobre la renovación de la misión y de cómo estructurar y organizar la iglesia de acuerdo a los propósitos que Dios tiene para Su Iglesia. El autor sostiene que para que una iglesia sea saludable debe convertirse en una iglesia con propósito, edificada sobre la base de los cinco propósitos que Jesús dio a la iglesia en el Nuevo Testamento. Él dice que son cinco los propósitos que deben mover a una iglesia en su crecimiento de manera permanente: 
1) Amar al señor con el corazón, 
2) Amar al prójimo como a ti mismo, 
3) Id y hacer discípulos, 
4) Bautizándolos, 
5) Enseñando que guarden todas las cosas que se le ha mandado. 
Estos propósitos Rick Warren los enuncia resumiéndolos en adorar el Señor, tener comunión entre los hermanos, hacer discípulos, servir a los demás y tener claro la misión de la iglesia. Warren entiende que “cuando las congregaciones son sanas, crecen en la forma que Dios espera. Las iglesias sanas no necesitan trucos para crecer, crecen naturalmente.” 
Si bien la iglesia que pastorea es una mega iglesia, Warren no cree que llegar a contar con miles de miembros sea el motivo más importante de ser una iglesia con propósito. Al respecto, el sostiene que “el aspecto importante está en la salud de la iglesia, no en el crecimiento” 
La renovación a la que se refiere el autor es la renovación de la misión. Esta etapa tiene que ver con el “propósito”. La renovación de la misión hace que la iglesia se dé cuenta que no estamos en la tierra para nosotros mismos, sino para un propósito. 
El tema del propósito creo que es una gran aportación en la obra de Rick Warren. El autor sostiene que Dios tiene una misión para su Iglesia, un trabajo que cumplir. No podemos ser solo un grupo que se reúne en una iglesia para buscar la bendición de Dios, para pasar un buen tiempo junto, para amar a Dios y a los demás y luego irnos a nuestros hogares. Dios tiene un propósito para nosotros. El tiene un reino que edificar. Cuando entendemos y hacemos de los propósitos de Dios la principal responsabilidad de nuestro liderazgo, la iglesia crece como resultado. 
El libro derriba varios mitos en que los líderes de la iglesia caen: el primero de ellos es aquel que sostiene que lo único que importa a las iglesias grandes es el número de asistentes. El autor entiende que en su iglesia esta no ha sido la principal motivación. El segundo mito que derriba es el de que todas las iglesias grandes crecen a expensas de las iglesias pequeñas. El autor sostiene que el crecimiento de la iglesia se debe al alto porcentaje (80 %) de personas inconversas que han logrado traer a los pies de Cristo. El tercer mito que derriba es el que se debe elegir entre calidad y cantidad en la iglesia. Un cuarto mito derribado tiene que ver con el tema de que uno debe comprometer el mensaje y la misión de la iglesia para crecer. Warren hace un análisis serio acerca del principio de no ceder a la tentación de crecer comprometiendo la profundidad y la calidad del mensaje evangélico. El quinto mito tiene que ver con la idea de que si tiene suficiente dedicación, la iglesia crecerá. La respuesta del autor es que el tema no es cuánto tiempo da a la iglesia, sino en que y de qué manera se ocupa el tiempo. 
Es importante notar que los principios que el pastor Rick Warren encuentra en la Biblia para establecer los propósitos de la iglesia no son tomados como verdades absolutas y como los únicos, sino como herramientas que ha ayudado a esta iglesia a encontrar su propósito. 
4. Las 8 Características Básicas de una Iglesia Saludable 
La obra está basada en un arranque diferente del iglecrecimiento, al que llamamos un desarrollo “natural” o “biótico”. El término “biótico” no significa otra cosa que el redescubrimiento de las leyes que rigen la vida (en griego “bios”). Significa hacer valer los mecanismos de crecimiento que Dios emplea para edificar Si Iglesia, en lugar de pretender hacerlo nosotros mismos por propios esfuerzos. 
El sistema propuesto en el libro Las 8 Características de una Iglesia Saludable surge de la investigación de alrededor de mil congregaciones en donde el autor encontró características comunes de las iglesias que se encontraban en pleno crecimiento, ya fueran estas mega iglesias o iglesias mas pequeñas. El libro esta enfocado en el desarrollo natural de la iglesia basado en un “planteamiento orientado a principios.” El autor entiende que no debemos nosotros “producir” el crecimiento de la iglesia, sino permitir amortiguar los factores que operan en la iglesia, impidiendo su crecimiento y multiplicación y liberando los automatismos de crecimiento con los que Dios mismo edifica su iglesia. El autor basa su estudio en tres observaciones: la primera una observación empírica, tanto de iglesias en crecimiento como aquellas que no lo están. Segundo, por observación de la naturaleza, o sea, de la creación de Dios. Tercero, al estudiar textos bíblicos donde aparecen los principios “bióticos” del desarrollo natural de la iglesia. El libro se compone de cinco partes: (1) Las ocho características cualitativas que responden a la pregunta ¿Qué deberíamos hacer? (2) La estrategia del factor mínimo, que responde a la pregunta ¿Cuándo deberíamos hacerlo? (3) Los seis principios bióticos, que responden a la pregunta ¿Cómo deberíamos hacerlo? y (4) El paradigma teológico, que responde a la pregunta ¿Por qué deberíamos hacerlo? 
La tesis parte de preguntas planteadas en la investigación que podríamos resumir de la siguiente forma: ¿Existen determinadas características cualitativas que se encuentran más desarrolladas en iglesias que crecen, que en las que no crecen? ¿Y no podría ser que el “secreto del éxito” de tales iglesias sea el trabajo en estas características cualitativas? El autor centra su campo de investigación en la respuesta a estas preguntas, estableciendo con su investigación un nuevo paradigma de iglecrecimiento al encontrar ocho características cualitativas aplicables a iglesias en crecimiento. Estas son: (1) Liderazgo capacitador; (2) Ministerio según dones; (3) Espiritualidad contagiosa; (4) Estructuras funcionales; (5) Culto inspirador; (6) Células integrales; (7) Evangelismo según necesidades y (8) Relaciones afectivas. 
En la investigación, el autor encontró que las características menos desarrolladas de la iglesia, son las que en primer lugar las que bloquean su desarrollo. A estas características menos desarrolladas la iglesia debe aplicar su energía existente tratando de llevarlas de ese mínimo en que se encuentra a la altura de las más desarrolladas utilizando los puntos fuertes de la iglesia para influenciar sobre el que sea más flojo. 
Para poner en práctica los principios expresados en el libro, el autor concluye con diez pasos operativos que deben ponerse en práctica. Esto son: (1) Reforzar la motivación espiritual; (2) Descubrir factores mínimos; (3) Poner metas cualitativas; (4) Identificar obstáculos; (5) Utilizar principios bióticos; (6) Poner en juego los puntos fuertes; (7) Introducir materiales bióticos; (8) Controlar los progresos; (9) Dirigir la atención a nuevos factores mínimos y (10) Reproducir la vida. 
5. Comentario Crítico a estos Modelos 
Creo que los sistemas contemporáneos más populares estudiados en este escrito si bien nos dan nuevas herramientas, no permiten que la mayoría de los miembros alcance su máximo potencial en el contexto hispano en el sur de California. 
Existen dos ministerios dentro de los dones con los cuales el Espíritu Santo dota al cuerpo de Cristo Jesús que no logran desarrollarse dentro de ninguna de las cuatro estructuras. Estos son el don de pastor y el don de apostolado. Otros dones como el de servir en la alabanza o predicar son desarrollados muy pobremente. Como dice Juan Wagenveld, 
El cristiano que no usa sus dones es, por lo general, un creyente aburrido porque no ejerce aquello para lo cual el Señor lo creo, equipo y llamo. ¡Y cristianos aburridos no hacen buenos cristianos” Una de las metas de una iglesia saludable debe ser tener el porcentaje mas alto posible de miembros activos en algún ministerio según los dones. En esto serán cristianos vigorosos y motivados. El ministerio mismo motiva. Uno se entusiasma con su fe cuando esta haciendo y aprendiendo algo en el desafió del ministerio y la misión en y hacia el mundo” 

Con respecto a los dos primeros dones mencionados, el pastor e historiador Pablo Deiros realiza una enumeración de los dones y entre ellos menciona como dones residentes al de apóstol, pastor y pastor maestro 
Según nuestro Señor Jesucristo, el propósito del bautismo en el Espíritu es recibir poder para servir fuera y dentro del cuerpo de Cristo. Esta es la razón por la cual Cristo dijo “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigo…” (Hechos 1:8). Para Peter Wagner, el don de pastor es un don de poder derramado sobre un creyente que “…[asume] una responsabilidad a largo termino para cuidar de la salud espiritual de un grupo de personas” Este don y su función se encuentra en la Biblia en Efesios 4:11-12 “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” 
El término griego utilizado es poimén y significa pastor. El pastor busca, recoge, agrupa y supervisa a las personas para asegurarse que florezcan espiritualmente. Lideran y alimentan el rebano que Dios ha puesto bajo su cuidado. Su deseo más fuerte es que cada quien tenga lo necesario para crecer y 
desarrollarse en el Reino de Dios.Esta habilidad es sobrenatural, recibida del Espíritu Santo para alimentar, proteger, aconsejar y guiar en amor al rebano de ovejas que Dios le ha confiado. 
Con respecto al don de apostolado, además de encontrarlo en Efesios 4:11-12 es mencionado como un don que se debe procurar en 1 Corintios 12:27-31 “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros?¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos?Procurad, pues, los dones mejores.” El término griego utilizado aquí es apóstolos, y significa mensajero, 
embajador, misionero (Juan 13:16; 2 Corintios 8:23; Filipenses 2:25). 
El oficio de apóstol es ejercido como un don sobrenatural y consiste en la habilidad de plantar una iglesia cristiana donde no la hay, De esta manera el apóstol es un embajador, un mensajero enviado en nombre de otro con el encargo de hacer trabajo de misionero pionero. La iglesia de Corintio fue el sello del apostolado de Pablo (1 Corintios 9:2; 2 Corintios 12:12), así como otras iglesias que el apóstol fundó. También Bernabé 
era considerado apóstol, ya que actuó fundando iglesias como misionero y acompañante de Pablo. 
La Biblia menciona como llamados bajo el don sobrenatural del apostolado
a los siguientes: 
1. El mismo Señor Jesucristo (Hebreos 3:1). 
2. A doce originarios establecidos por Jesucristo (Mateo 10:2-4). 
3. A Matías elegido por los apóstoles bajo la dirección del Espíritu Santo 
(Hechos 1:24-26). 
4. A Pablo llamado al apostolado por Jesucristo (Romanos 1:1). 
5. A Bernabé llamado al apostolado en la iglesia de Antioquia bajo la unción 
del Espíritu Santo (Hechos 14:14). 
6. A Santiago el hermano del Señor (Gálatas 1:19). 
El don de apostolado (1 de Corintios 12:28; Efesios 4:11) no está limitado a 
los doce nombrados por Jesucristo, sino que tiene vigencia mientras la Iglesia de Cristo esté en la tierra. 
Con respecto a este tema, podemos observar que tanto en la estructura tradicional, como en las iglesias celulares, el propósito de la iglesia o del liderazgo no es colocar a los miembros que tienen el don de pastorado o de apóstol en esa posición. Generalmente, la persona que posee algunos de esos dones o llamado debe salir de la congregación para no causar una di-visión o en el mejor de los casos es enviada por su pastor independientemente de la congregación. 
Tampoco el propósito del sistema de Saddleback es el de posicionar miembros de su iglesia con dones de pastorado, sino de que la iglesia sea edificada en los propósitos descubiertos por el pastor Warren. Tampoco las 8 características de una iglesia saludable tiene nada que aportar a este concepto que la iglesia tenga como característica el uso de los dones de sus miembros, pero olvida mencionar que algunos de ellos solo pueden usarse en el ejercicio de la pastoral o ministración del culto. 
En el caso de las mega iglesias, sean estas celulares o tradicionales, estas dependen de la figura pastoral que generalmente es el portador de la visión y del grupo de pastores y lideres que le acompañan. Cuanto mas grande es la congregación, menor es la posibilidad de recambio o ejercicio del don de pastor. La inclusión y práctica solo puede provenir de la invitación a ser parte del cuerpo pastoral de la mega iglesia siendo este limitado en porcentaje de acuerdo al tamaño de estas iglesias. La razón es que nadie quiere arriesgar lo conocido y “exitoso” por algo desconocido, además del riesgo que supone exponer a líderes emergentes frente a multitudes de asistentes. El recambio de la figura pastoral ocurre generalmente por jubilación o por mal desempeño en el ejercicio de las funciones pastorales. El don de apostolado en estas mega iglesias generalmente no forma parte de la visión celular ya que como exprese anteriormente, esta visión esta enfocada a lograr reproducirse en lideres y en ejercitar los demás dones dentro de grupos pequeños logrando que las personas puedan crecer. Tampoco las iglesias tradicionales grandes o pequeñas alientan a sus miembros a plantar nuevos emprendimientos. 
El don de la alabanza o ministración a través de la música en la iglesia tradicional es exclusivo del grupo o grupos que están a cargo de ella. La iglesia celular tampoco contribuye al desarrollo de este don ya que en sus celebraciones ministra el grupo oficial de la iglesia o los grupos invitados para la ocasión, siendo solo en la célula, entre un grupo reducido y generalmente “a capella” donde se puede ejercer este don ministerial. 
En el caso de la predicación, el pulpito solo es compartido en los dos sistemas por ministros a cargo de la iglesia. A mayor tamaño de la iglesia, existe menor probabilidad que este don sea ejercido. La predicación se convierte en una enseñanza en los grupos celulares, pero esta dista mucho de ser una exposición y más que todo deriva en una participación grupal donde todos intervienen en el tema del estudio. 

CAPITULO 2: UN NUEVO MODELO 

1 La Iglesia Celular Madre con Congregaciones Satélites 

La iglesia celular madre con congregaciones satélites o hijas, es aquella que tiene como meta principal el extender el Reino de Dios plantando extensiones de la iglesia madre, en áreas geográficas previamente determinadas y siguiendo los principios de multiplicación de la iglesia celular. 
Sanchez llama a este estilo colonización y sostiene que brinda varias ventajas: 
“Primera, la nueva congregación cuenta desde el principio con lideres para sus ministerios. Segunda, tiene una base financiera con la cual trabajar. A medida que este grupo núcleo da su diezmo, provee los recursos económicos necesarios para empezar la congregación. Tercera, los líderes de la nueva congregación tienen un fundamento doctrinal sano desde donde empezar. Cuarta, el grupo núcleo esta conectado fuertemente con la iglesia madre y cuenta con su apoyo constante para la nueva congregación.” 

En el modelo propuesto en este trabajo, la extensión no tiene como fin el de ser una iglesia independiente, sino que sigue sujeta a la dirección pastoral y administración de la iglesia madre estando a cargo de ellas ministros o pastores asistentes, y teniendo como objetivo el dar a luz iglesias hijas salidas de estas extensiones y repitiendo de este modo el modelo fundacional. 
Juan C. Miranda entiende que una iglesia satélite es: 
“…una congregación semiautonoma, pero que todavía tiene relación directa con la iglesia madre. Esto es algo más que un lugar donde se tienen estudios bíblicos. Es un grupo organizado con estructura propia, pero sin haber cortado el cordón umbilical con la iglesia madre. Generalmente vienen a la iglesia central para su “celebración” pero el programa de nutrición y esfera de actividades esta fuera de allí. Puede ser en la misma ciudad o fuera de ella” 

El pastor de la iglesia madre se convierte así en un sembrador- multiplicador. Thomas sostiene que este sistema otorga varios beneficios: 
“La iglesia madre puede tener varias congregaciones hijas en diferentes comunidades. Este estilo ofrece varias ventajas. Primera, las congregaciones hijas pueden beneficiarse del apoyo de la iglesia madre. Segunda, las congregaciones satélites pueden beneficiarse de la imagen de la iglesia madre. Tercera, esta iglesia madre puede tener ministerios entre diferentes grupos culturales y socioeconómicos en la ciudad. Cuarta, no se requieren edificios porque pueden reunirse en casas de familia, salones de clubes, etc. Quinta, algunas iglesias ven este estilo como uno que lleva a un incremento en lugar de una disminución en su membresía” 

También existe un beneficio doble según Melvin Hodges, el primero es que hay una posibilidad de que la nueva obra forme un grupo de creyentes que llegara a ser el comienzo de una nueva iglesia y el segundo es que se desarrollan obreros que pueden llegar a ser pastores. 
En otro contexto a este sistema en el país de Honduras se le conoce como “Estilo basado en la capacitación de Lideres”. Según George Paterson, misionero y creador de este sistema: 
“este estilo procura la multiplicación voluntaria de una iglesia de cualquier tamaño, por el poder de Dios, en iglesias hijas de células que a su vez siembran nietas y así consecutivamente” 

Según Patterson, “este estilo da buenos resultados en áreas rurales entre grupos de niveles socioeconómicos bajos” 


2 La Necesidad del Modelo 

Si bien los modelos o estructuras eclesiológicas y misionológicas desarrolladas en el capitulo anterior no intentan ser la única forma de hacer misión, algunos de estos modelos pretenden que una vez implementados sean seguidos “al pie de la letra”. 
Sin embargo, los pastores deben tener cuidado en no trasplantar estos principios sin hacer una buena contextualización de su iglesia, ministerio y cultura donde este se desarrolla, buscando encontrar cuales son los principios bíblicos que guían a su iglesia. Como sostiene Carlos Van Engen, 
“Las congregaciones locales alrededor del mundo cobraran nueva vida y vitalidad a medida que entiendan el propósito de su misión por el cual existen en relación a su cultura, su pueblo, y las necesidades especificas de su alrededor” 
Esta nueva perspectiva de la congregación como un pueblo, en un contexto especifico, enviado por Dios allí, hace que debamos mirar cual es el pueblo que nos toca ministrar. Charles Kraft, citado por Van Engen, sostiene que “la iglesia es y debe participar en una relación dinámica con su contexto.” 
También Bob Sena, en su introducción al libro sobre “Como sembrar iglesias en el siglo XXI” sostiene que: 
“Debido al hecho de que hay gran diversidad de contextos socioeconómicos, lingüísticos y culturales entre nuestro pueblo hispano, es muy importante escoger el modelo mas apropiado para cada contexto” 

Como mencione anteriormente, al contextualizar estas herramientas surgen indefectiblemente modelos alternativos que intentan responder más acertadamente en primer lugar al sentir de nuestro pueblo y a la realidad socio-económica de la Iglesia hispana en el sur de California. 
La realidad de de nuestro pueblo hispano en el sur de California 
El hispano en los Estados Unidos se encuentra limitado por varias condiciones que nacen de habitar en una tierra extraña sumado al hecho de que sufre de varias carencias. El idioma ingles es una barrera, siendo un obstáculo a su inserción en el sistema. Sus costumbres, sus tradiciones, sus comidas, su sentido de familia, conspiran contra un mundo que no le entiende y que le es hostil. Frente al desarraigo ocasionado por su migración de sus amistades, su tierra, su familia, su entorno, el hispano busca algo más que fe, incluso algo más que Dios, busca una familia que le abrace, le entienda, le escuche, y le brinde su amor en medio de su desamparo. 
Cuando es confrontado con la idea de la necesidad de crecimiento en una congregación, su mente entiende el deseo de alcanzar al mundo para Cristo, pero su corazón se niega a perder la posibilidad de que la pequeña familia espiritual que tiene deje de ser ese lugar seguro y feliz que ha encontrado. El desea ser reconocido en la puerta, ser saludado por su nombre por el papa de la familia (el pastor), participar del servicio religioso con su testimonio, con sus dones musicales, en suma ser espectador y actor a la vez de la “gran fiesta” con su familia espiritual. 
Martinez sostiene que: 
“…las iglesias tienden a buscar ser una comunidad alterna en la cual existe un compromiso mutuo el uno hacia la otra. En la iglesia latina pequena todos son parte y todos son necesarios. En muchas de las iglesias no hay un ministerio pastoral a tiempo completo. Los lideres son personas bivocacionales que ministran desde un compromiso profundo, entre la gente con quien viven y trabajan. Al ser muchas iglesias latinas pequenas, no solo hay lugar para todas las personas, sino que todos son necesarios. 
Estas iglesias también son comunitarias en el sentido de que atraen a su gente de alrededor de la iglesia y responden a las necesidades de su comunidad inmediata. Están en medio de la necesidad de su pueblo y ministran a esas necesidades” 

La iglesia madre con extensiones, nunca deja de ser una iglesia pequeña. Esto permite que el hispano sea alcanzado sin tratar que este adopte un sistema que no le es propio, sino alcanzándole y supliendo en sus necesidades y carencias. Cuando la iglesia madre crece lo suficiente, envía un grupo de personas a plantar otra extensión encontrándose ambas en un círculo de crecimiento continuo y manteniendo el espíritu familiar e intimista sin que la necesidad de crecer sea una amenaza. 
Evangelisticamente hablando, es importante destacar también que todas las iglesias cuando comienzan tienen un ímpetu evangelizador que van perdiendo con el paso del tiempo en la medida que van creciendo numéricamente e incluso aún cuando se convierten en mega iglesias. Lo importante es preguntarse si tomando en cuenta el contexto cultural hispano en el sur de California, es mas importante el llegar a ser una mega iglesia ya sea celular o tradicional o una iglesia madre con congregaciones satélites. 
Las estadísticas realizadas a mil iglesias en todo el orbe señalan que a mayor tamaño menor ímpetu evangelizador. Por lo tanto evangelisticamente hablando, las iglesias “grandes” no cumplen muy bien la Gran Comisión. 
En la investigación de Christian Schwarz, una de las preguntas que el autor se hace es ¿son las iglesias grandes también “iglesias buenas? El autor descubrió exactamente lo contrario: 
Mientras que las iglesias de la categoría de hasta 100 visitantes (con un promedio de 51 en los cultos) ganaron una media de 32 personas nuevas en los últimos 5 años, el crecimiento de las mega-iglesias (media de 2.856 participantes en culto) fue, en el mismo tiempo de unas 112 personas…Si en lugar de haber una iglesia con una asistencia media al culto de 2.856 personas, hubieran 56 iglesias con 51 creyentes en comunión, cada una, entonces ganarían estas ultimas, como media estadística, dentro de cinco años, 1.792 personas nuevas para Cristo. Esto seria 16 veces lo que alcanzaría la mega-iglesia. Por lo tanto ha quedado demostrado que el efecto evangelistico de las iglesias enanas es 1.600 por ciento mayor que el de las mega-iglesias. 

Esta investigación demostró por lo tanto, que al aumentar el tamaño de la iglesia, baja la tasa de crecimiento. Es así que las iglesias de 51 personas crecieron en el mismo lapso de 5 años el 63%, las de 136 asistentes el 23%, las de 226 el 17% y las de 330 el 7%. 
En el sistema de iglesia madre con congregaciones satélites, una vez que una iglesia llega a los 160 a 180 miembros, debe multiplicarse. Esta multiplicación ocurre cuando se separa un grupo de 40 asistentes y se forma con el un equipo de plantación de extensión. De esta manera se permite que la iglesia madre siga creciendo en parámetros cercanos al 23%, mientras que la extensión crece a un promedio del 63%. 
Con respecto a la realidad socio-económica de la iglesia hispana en el sur de California he notado que haciendo uso de cualquiera de los modelos o estructuras desarrollados en el capitulo primero, la iglesia definitivamente crece, no solo espiritualmente, sino también numéricamente. Esto que debería ser un gran motivo de alegría, se ha convertido también en uno de los más grandes obstáculos al desarrollo de la obra hispana en el sur de California. 
En nuestros países de América Latina, al ir creciendo la membresía de la iglesia, esta tiende a comprar el terreno y comienza a edificar según las necesidades de crecimiento. Generalmente las autoridades civiles de nuestros países latinos no hacen demasiado hincapié en reglamentos, condiciones de salubridad, requisitos de seguridad, etc. Por el contrario, en las zonas urbanas del sur de California estos requisitos suelen ser un freno demasiado grande y desmoralizador para las iglesias hispanas que mayoritariamente no cuentan con el dinero suficiente para iniciar una obra. 
Supongamos que una iglesia se reúne en un edificio pequeño para capacidad de 100 asistentes. Si la congregación crece a un ritmo sostenido tendremos que deberían en algún momento realizar un segundo servicio, y un tercero, hasta que ya no puedan realizarse mas servicios por inconveniencia horaria o fatiga de los lideres, incluida la familia pastoral. Si esto ocurre, será necesario pensar en la posibilidad de comprar un terreno y construir o alquilar una propiedad. Si optamos por la primera posibilidad, en principio todo proyecto de edificio requiere un terreno donde se construya. Al comprar un terreno debe hacerse un estudio del suelo para averiguar si este no se encuentra contaminado. Tratándose de zonas urbanas que antiguamente fueron agrícolas y por lo tanto tratadas con abonos especiales, sumado al hecho de la contaminación del suelo con petróleo y sus derivados, no es nada raro que esto ocurra. El estudio del suelo cuesta miles de dólares, así como la limpieza del mismo (cuando se puede realizar). 
En segundo lugar, el terreno debe ser comprado teniendo en cuenta la necesidad de contar con un lugar para estacionar los vehículos. Las regulaciones legales establecen un vehiculo por cada cuatro asistentes. Esto significa que si una iglesia tiene 400 asistentes, necesita un estacionamiento para al menos 100 vehículos, además de la superficie del templo y las aulas de la iglesia. Sumado a esto, los hispanos seguimos siendo prolíficos en el engrandecimiento de las familias, por lo tanto al adquirir un terreno debemos pensar en tener cuartos para cuidado de niños, cuartos de cuna, cuartos para niños de diferentes edades (la enseñanza de los niños se da generalmente en el idioma ingles, con maestros bilingües) y aun cuartos para los jóvenes si la iglesia esta conformada por jóvenes de segunda generación. 
Los planos, los requisitos de la ciudad con respecto a la seguridad de los congregantes (salidas de emergencia, sistemas internos de extinción de incendios, puertas especiales, baños para incapacitados, rampas especiales de acceso), la delimitación de zonas para las iglesias que siendo comerciales son mas caras que las industriales, hace que el costo de la edificación sea inalcanzable para una congregación hispana. Los bajos sueldos (muchas veces el mínimo), el desempleo en tasas elevadas debido a la abundancia de la mano de obra barata (cientos de personas pasan diariamente en forma ilegal por la frontera de México a California) y la practica de la limosna en la Iglesia Católica de donde muchos provienen, conspiran con la posibilidad de tener fondos suficientes para comenzar una obra de construcción. A todo esto, se le une la necesidad de ser la fuente de ingresos de familias que quedaron en el país de origen 
Como dice Justo Gonzáles, 
“Hay además, particularmente entre los puertorriqueños, mexicanos, centroamericanos y dominicanos, otro factor no tomado en cuenta por la oficina del censo que hace mas grave el nivel de la pobreza entre los hispanos. Muchos de nuestros obreros envían a sus países gran parte del salario que ganan, para mantener a sus esposas, hijos, padres ancianos y otros familiares. Por ejemplo, se estima que en 1986 la comunidad salvadoreña envió a su país entre 300 y 500 millones de dólares. Es así como muchos hispanos tienen personas dependientes, pero tales dependientes no son contados ni por el censo, ni por el Servicio de Impuestos (IRS), ya que no residen en los Estados Unidos. Si todo esto se tomase en cuenta en las estadísticas, un numero mayor de hispanos quedaría sumido bajo el nivel de pobreza.” 

Si se opta por alquilar un lugar, este debe estar bajo las regulaciones de la ciudad. Ninguna inmobiliaria en el sur de California le renta el edificio si primero no tiene los permisos correspondientes. El simple hecho de inspeccionar un lugar suele costar varios miles de dólares, sin la seguridad de que dicho edificio pueda ser utilizado como iglesia, además de todas las regulaciones detalladas precedentemente. 
Si la denominación no provee del edificio, o si no se encuentra un edificio que ya este siendo utilizado como iglesia y que se este dispuesto a compartir, las congregaciones tienden a estancarse deteniéndose el crecimiento por falta de espacio. 
Martínez sostiene que: 
La gran mayoría de las iglesias latinas están en los barrios, comunidades latinas y campos marginados. Siendo que muchos latinos viven en lugares marginales no es de sorprender que allí estén las congregaciones. 
Estas iglesias también reflejan la marginalidad de la comunidad latina en muchas maneras. La mayoría de sus miembros tienden a ser personas marginalizadas por la sociedad. Hacen los trabajos de menos prestigio y muchas veces están en posiciones “invisibles”. Su mano de obra es indispensable, pero su presencia es cuestionada, particularmente si son indocumentados o si la comunidad en general así los percibe. Por lo general tienen menos educación formal que la población mayoritaria y las escuelas en los sectores donde ellos viven suelen tener muchas deficiencias. Por lo general estas comunidades además de otros servicios sociales básicos” 

La iglesia madre con extensiones no necesita de espacios de mas de 180 personas, ya que su propósito no es convertirse en una mega iglesia sino el de multiplicarse indefinidamente. Una vez adquirido el local para esta cantidad de personas, la iglesia madre comienza un proceso de preparación del liderazgo. Esto se hace multiplicando ministros asociados, ancianos, músicos, ujieres, viéndoles ejercer su liderazgo en el uso de los dones dados por el Señor y preparándoles como grupo próximo a ser enviado. Llegado el cumplimiento del tiempo, el grupo es enviado y la iglesia madre comienza nuevamente el proceso de preparación de los nuevos líderes mientras la extensión enviada sigue creciendo desarrollando en su interior el mismo modelo que le dio origen. 
Con respecto al estatus migratorio, la iglesia hispana en el sur de California esta conformada por miles de miembros que no gozan de residencia legal o ciudadanía. En resumidas cuentas, son inmigrantes ilegales que al no tener documentos de residencia legal en el país, no pueden ser empleados de ninguna empresa o corporación ya sea lucrativa o sin fines de lucro como son las asociaciones religiosas. Esta situación no permite que hermanos con el don de pastor puedan pastorear congregaciones ya que seria ilegal y seriamente penada con la ley aquellas corporaciones religiosas que expidieran licencias a personas sin papeles legales de permanencia en los Estados Unidos. Se pierde de esta manera la posibilidad de que personas llegadas de nuestros países ya sean convertidas o no, puedan pastorear a otras que se encuentran en la misma situación. Por lo general, una persona que es legal en los Estados Unidos, si no es por persecución política, o por matrimonio, tarda varios años en legalizarse y como sabemos, a mayor cantidad de años, mayor aculturación y por lo tanto, mayor distanciamiento del entendimiento de las necesidades del hispano de primera generación. 
Dentro de la estructura de iglesia madre el pastor principal lo es tanto de la iglesia madre como de las extensiones. El pastor asociado es la “cara” espiritual de la congregación, mientras que la “cara” legal es la del pastor principal. Esto permite que personas indocumentadas puedan estar pastoreando extensiones sin necesidad de licencia. 
Por otro lado, los inmigrantes que viajan “al norte” ilegalmente, son en su mayoría personas sin educación formal. Esto es un gran freno a la posibilidad de plantar iglesias o pastorearlas aún en el caso de que la persona pueda llegar con el tiempo a convertirse en un residente legal. La razón es que el pastor o ministro asistente puede tener muchos conocimientos bíblicos, pero no estar lo suficientemente preparado administrativamente como para llevar una iglesia de de decenas o cientos de miembros. 
En el sistema propuesto, la administración no se encuentra a cargo del ministro asistente sino de la administración central de la iglesia madre. Esto hace que el ministro asistente o pastor de la extensión este abocado a la función de pastorear las almas quitando de este modo la carga administrativa de sus espaldas. Esto también abarata los costos de la administración como teléfono, luz, gastos de empleados, gastos de papelería, ya que existe una sola oficina donde los pastores de las diferentes extensiones se reúnen para programar, para sus citas con sus miembros y también permite que la extensión no tenga que apartar cuartos especiales para estas funciones, destinándose todos los cuartos para la organización de la congregación durante el servicio entre los diferentes ministerios. 
La iglesia madre cumple con el rol de ser facilitadora del ejercicio de los dones dados por Dios. En este sentido toda la iglesia se convierte en apostólica, ya que de ella se envían una y otra vez las personas a plantar obra, siendo este su propósito principal. También se desarrolla el ministerio pastoral, ya que cualquier miembro sabe que siendo llamado por Dios a esta función tiene la posibilidad de ser un pastor o ministro asociado dentro de este sistema. 
Tanto en la iglesia celular como tradicional, tenemos un solo pastor que esta enfrente de la congregación, también tenemos un grupo de ancianos que puede ser numeroso o no, un solo grupo de alabanza para las reuniones de celebración o servicio, un grupo de ujieres, etc. En la iglesia made con extensiones la preparación de pastores, ancianos, músicos, ujieres, etc., es constante e ilimitada. 
Al evaluar este sistema, podemos concluir que la iglesia madre con extensiones es una iglesia que sin dejar de ser pequeña es grande. Sin ser una mega iglesia, logra ser una iglesia con presencia comunitaria que permite junto con los demás dones ministeriales, el ministerio apostólico y pastoral, además del desarrollo pleno de otros dones ministeriales sin renunciar a su cultura ni al contexto donde ella se encuentra. 

CAPÍTULO 3: ESTUDIO DE CAMPO 

1. Iglesia “Árbol de vida” 

La iglesia “Árbol de Vida” de la ciudad de Chino, estado de California comenzó a ser pastoreada en el ano 1998 por los pastores Javier y Silvina Kosacki. Durante su pastorado creció de 8 miembros a 320 en la actualidad. Su ministerio incluye la fundación de cuatro extensiones, en las ciudades de Pomona, Ontario, Rubidux y Montclair. Proximamente abriran un nuevo emprendimiento nuevamente en la ciudad de Pomona. También son miembros fundadores del Instituto Bíblico VIDA orientado a la capacitación teológica y la preparación de futuros plantadores de extensiones, la Escuela de Música VIDA que capacita y entrena músicos, enseñándoles a ser verdaderos adoradores, a leer música y a tocar un instrumento y la Escuela de Liderazgo que prepara a los futuros lideres de célula. 

2. Visión 

La visión de la iglesia Árbol de Vida fue dada por el Señor Jesucristo a través de la siguiente Palabra: 
“Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de jubilo, la que nunca estuvo de parto; porque mas son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová. Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredara naciones, y habitara las ciudades asoladas.” Isaías 54:1-3 

La visión desde ese entonces fue clara: tomar las ciudades para Cristo inundandolas de Su Amor, comenzando con la ciudad de Chino, reforzando las estacas a través de la capacitación de nuestra descendencia y plantándolas en las ciudades asoladas por Satanás por medio de extensiones de la iglesia madre. 

3. Capacitación 

Los asistentes a la congregación comienzan a ser preparados desde el mismo momento que comienzan a asistir. Esto se logra invitando al visitante a asistir a las células en los hogares. En ellas, al estilo de la iglesia celular de la estructura G12, se les motiva a participar de un encuentro, y al finalizar el mismo a comenzar la escuela de Líderes. Esta escuela tiene el propósito no solo de entrenar, sino también de que el asistente logre pasar por etapas de crecimiento y compromiso con la visión de la iglesia. A través de ella, se exhorta al alumno a bautizarse si no lo ha hecho, a hacerse miembro de la iglesia y a comenzar a formar parte del liderazgo de la célula como Timoteo o ayudante de líder. Al finalizar su etapa de preparación de la escuela de Líder, el miembro ya esta preparado para liderar un grupo celular. Todo este proceso involucra un lapso de 1 ano de preparación. 
A aquellos miembros de la iglesia que sientan el llamado al ministerio pastoral o al apostolado, se les exige como requisito para aspirar a ello que terminen el Instituto Bíblico. El programa de estudio es de 3 años de duración siendo los alumnos capacitados en doctrina y practica ministerial. 

4. Selección de Equipo 

De los asistentes al culto, el Espíritu Santo va señalando a aquellos que son elegidos por el y capacitados para la obra del ministerio. Estos, a pedido personal del pastor, comienzan a trabajar cerca del circulo pastoral, dándoles cada vez mayores responsabilidades ministeriales y siendo probados y evaluado su desempeño en las diferentes responsabilidades que se les encomienda. De allí son escogidos los futuros ministros asociados y los ancianos. A su vez, el cuerpo de diáconos prepara un segundo grupo que comienza a servir en forma rotativa con el grupo principal. Desde su designación, el director de la Escuela de Música, tiene la responsabilidad de formar dos grupos de alabanza para cada extensión. 

5. Periodo de Prueba 

En este periodo, es importante definir la extensión a donde se ha de enviar el grupo, teniendo en cuenta las necesidades en las diferentes ciudades y siendo receptivos a la direccion del espiritu Santo. José Reyes sostiene que: 
“Si se desea encontrar a los perdidos, la Iglesia debe de ir donde estos se encuentren. Entonces organizarlos en Iglesias locales [o extensiones], donde se sientan amados, comprendidos y puedan desarrollar sus talentos dentro de su herencia cultural” 
Luego se designa al ministro asociado, los ancianos, los músicos y el grupo de ujieres, junto con las familias que van a acompañar el emprendimiento, este se separa de la iglesia madre y comienza un segundo culto en las mismas instalaciones pero en otro horario. Se trasladan las células de esa ciudad bajo la supervisión del ministro asociado y se comienza a buscar el lugar del futuro emprendimiento. Se intenta que el grupo no deba ser menor, ni de exceder las 40 personas. 

6. Lanzamiento 

Una vez encontrado el lugar de la futura extensión, y evaluado el área, así como observado el desempeño de la extensión y del liderazgo en el segundo servicio, se procede a la adquisición del lugar o el alquiler del mismo y el acondicionamiento de todo el recinto. En este proceso interviene todo el ministerio de “Árbol de Vida” proveyendo de carpinteros, albañiles, colocadores de alfombra, ofrendas especiales para el equipamiento del lugar, etc., luego de lo cual se procede al lanzamiento del grupo en un ambiente festivo de celebración, acompañando todo el ministerio al servicio nocturno de este nuevo emprendimiento. 

7. Tutoría 

La tutoría se desarrolla por medio de reuniones periódicas en las oficinas centrales, durante la observancia del culto y su evaluación por el pastor o la pastora del ministerio y mediante cursos especiales para todos los involucrados. La tutoría del ministro o pastor asociado es tanto grupal (junto a otros ministros asociados) como personal. En las reuniones grupales se tratan los diferentes retos y desafíos con los que se encuentran los ministros en el ejercicio de su llamado y se intentan extraer principios generales de liderazgo dentro del contexto en que dichos ministerios se encuentran. También se comparte información de las respectivas extensiones, como asistencia, se evalúa el desempeño de los líderes y se ministra y ora por las necesidades de los ministros asociados y de sus extensiones. 

8. Reproducción 

Cada uno de los componentes humanos de los grupos que se envían llevan consigo el ADN de la visión de multiplicación a través de extensiones. Por lo tanto se espera que en un futuro próximo, cada una de estas extensiones logre enviar a su vez grupos de 40 personas, reproduciendo de esta manera la visión de iglesia madre con extensiones. 
9. Funcionamiento en conjunto del sistema 
En el ministerio Árbol de Vida, las iglesias hijas jamás dejan totalmente la casa familiar. Todo el proceso de Curso de Membresía como el de discipulado que involucra la escuela de Líderes para futuros lideres de célula, la Escuela de Música y el Instituto Bíblico V.I.D.A. se hace en un solo lugar a donde asisten los estudiantes de las diferentes iglesias hijas. Las celebraciones mayores como el ungimiento de lideres, día del pastor, aniversario de la iglesia, Pascua de resurrección se realizan en servicios unidos. El bautismo de los miembros se hace conjuntamente. También se realiza un servicio dominical en la noche de cada domingo en donde toda la membresía del ministerio se reúne para celebrar a Cristo y desde donde se alienta la visión y la unidad entre iglesia madre e hijas. Los pastores principales rotan entre las extensiones y predican en cada una de ellas al menos una vez por mes siendo reconocidos como los pastores principales de toda la estructura. 
Cuando el edificio de una iglesia hija esta en necesidad de reparaciones o existe la necesidad de compra o renovación del equipamiento de la extension, todo el ministerio se une para recoger las ofrendas necesarias y se involucra a los miembros de acuerdo a sus diferentes oficios. Así el carpintero de la extensión Pomona construye la plataforma, mientras que el electricista de la extensión Chino realiza las conexiones eléctricas y el pintor de la extensión Ontario pinta el lugar. 
El director de la alabanza rota entre las diferentes extensiones observando el desarrollo de los diferentes grupos de alabanza y si encuentra algún desorden, queda en la iglesia hija hasta que este se solucione. 
A nivel pastoral, una vez por semana se reunen los pastores principales y los ministros asociados de las diferentes iglesias hijas para evaluar el funcionamiento semanal de las iglesias hijas, dar informes de asistencia, entregar los diezmos y las ofrendas y planificar le funcionamiento del sistema en su conjunto. 
La toma de decisiones es realizada por los pastores principales (Javier y Silvina Kosacki) con acuerdo de los ministros asociados y el concilio. El concilio es conformado por el pastor y dos representantes de cada una de las extensiones. 
La administración es unificada, siendo distribuidos las ofrendas y los diezmos recogidos semanalmente en el pago de los diferentes gastos de toda la estructura. 


BIBLIOGRAFIA 

Castellanos, C. (1999). Liderazgo de éxito a través de los doce. Bogota: Editorial Vilit. 

Deiros, P. (2004). Los dones del Espíritu Santo. Serie: Formación ministerial. Buenos Aires: FADEAC/FIET (Fundación Argentina de Educación y Acción Comunitaria Teológica). 

Finnell, D. (2000). Iglesias Célula. El Paso, Texas: Editorial Mundo Hispano. 

Gonzáles, J. (1990). Teología Liberadora. Enfoque desde la opresión en una tierra extraña. Nashville: Abingdon Press 

Hodges, M. (1973). Como fundar Iglesias. Miami, Florida: Editorial Vida 

Martinez, J. (2008). Caminando entre el pueblo. Ministerio latino en los Estados Unidos. 
Nashville: Abingdon Press. 

Miranda, J. (1986) Manual de Iglecrecimiento. Miami, Florida: Editorial Vida 

Reyes, J. (1985). Los Hispanos en los Estados Unidos. Un Reto y una Oportunidad para la Iglesia. Cleveland, Tennesse: Casa de Publicaciones e Imprenta Ala Blanca. 

Sanchez, D.; Smith, E.; Watke, C. (2003). Como sembrar iglesias en el siglo XXI. El Paso, Texas: Casa Bautista de Publicaciones. 

Schwarz, C. (1996). Desarrollo Natural de la Iglesia. Ocho características básicas de una iglesia saludable. Terrassa, Barcelona: Editorial CLIE. 

Van Engen, C. (2004). El Pueblo Misionero de Dios. Grand Rapids, Michigan: Libros Desafío. 

Villafañe, E. (1996). El Espíritu liberador. Hacia una ética social pentecostal latinoamericana. Buenos Aires, Argentina: Nueva Creación 

Wagenveld, J. (2000). Iglecrecimiento integral. Hacia una iglesia de impacto. Miami, FL: Editorial Unilit. 

Wagner, P. (1994). Your Spiritual Gifts, Can Help Your Church Grow. Ventura, U.S.A.: Regal Books. 

Warren, R. (1998) Una Iglesia con Propósito. Como crecer sin comprometer el mensaje y la misión. Miami, Florida: Editorial VIDA